La mayoría de las atracciones de Dublín se encuentran en el pequeño centro de la ciudad, dividido por el río Liffey.

En la orilla sur del río se encuentra el centro de la ciudad y los lugares de interés histórico: Trinity College con la famosa biblioteca y el Book of Kells, el Castillo de Dublín y Temple Bar. Mientras que el banco del norte podemos encontrar la calle O’Connell.

El centro de Dublín está bien ubicado. Nuestro consejo para cualquiera que desee visitar el país es realizar excursiones de un día para explorar otras áreas de Irlanda y disfrutar de verdes paisajes y una rica historia.